miércoles, 16 de mayo de 2018

Tabanus bromius

© Antonio J. Pizarro


Insecto díptero perteneciente a la familia Tabanidae. Las hembras de estos insectos infligen dolorosos picotazos a los animales, y al hombre para chuparles la sangre. Para que la herida no coagule, inoculan su saliva, lo que puede acarrear diversas infecciones. Los machos, por su parte, se nutren de néctar y de polen de diversas flores.

Miden aproximadamente un centímetro y medio, pudiendo llegar a los dos, y son muy robustos. Los segmentos abdominales muestran marcas negras y amarillentas o amarronadas. Presentan unos enormes ojos prominentes de un color verde fuertemente irisado, y que lucen una banda oblicua de color púrpura.

@ Antonio J. Pizarro
Los adultos vuelan entre julio y agosto, y son comunes en casi toda Europa, por debajo de los 2.200 metros de altitud, en lugares bien soleados.

La puesta de los huevos se realiza sobre las hojas de las plantas acuáticas, para lo que la hembra puede llegar a sumergirse completamente. Las larvas, que se desarrollan en terrenos encharcados, son todavía poco conocidas, pero se sabe que son carnívoras y caníbales, y que pasan al menos por nueve estadios intermedios.

(Fuente: Animalandia)
Google+