lunes, 4 de mayo de 2015

Anagallis arvensis

Antonio J. Pizarro
Presentamos una planta que, a pesar de su pequeño tamaño, es fácilmente reconocible por sus numerosas florecillas de vivos colores que pueden presentarse en dos colores, rojo y azul, con diferentes tonalidades que van del violeta al naranja, (en otra entrada mostraremos la forma azul). Se le conoce popularmente en algunos sitios como muraje, hierba coral o pimpinela escarlata.

Antonio J. Pizarro
Se trata de una planta anual de entre 5 y 30 centímetros. Tallo cuadrangular, erecto o decumbente. Hojas opuestas, sésiles, ovado-oblongas. Flores con pedicelos largos, mayores que la hoja en cuya axila se insertan; corola rotácea, con 5 pétalos soldados en la base, azules (con un anillo rojizo en la garganta) o naranjas (anillo purpúreo); cáliz con 5 sépalos soldados, con dientes de margen escarioso. Estambres con pelos de color púrpura, amarillos o blanquecinos. Fruto en pixidio.

Florece de febrero a octubre y habita en terrenos cultivados, zonas baldías y dunas en toda Europa, donde es considerada una maleza e indicador de suelos sueltos. En España es muy frecuente, aunque en la Comunidad de Murcia está protegida como especie vulnerable.Toda la planta es tóxica, especialmente las semillas, y es un veneno para los mamíferos, incluido los humanos.

Antonio J. Pizarro

Google+