lunes, 27 de abril de 2015

Trichodes octopunctatus

Antonio J. Pizarro

Tenemos aqui un coleoptero de la familia Cleridae fácil de encontrar en Rota y que se distribuye por todo el Mediterráneo occidental: España (más difícil de encontrar en su tercio norte), Portugal, sur de Francia y Magreb. También se le conoce como escarabajo de ocho puntos.

Especie florícola que se alimenta de otros pequeños insectos y larvas y en menor medida de néctar y polen. Suele encontrarse sobre diversos tipos de flores, aunque prefiere las plantas pertenecientes a la familia Umbelliferae (como cardos, hinojo, zanahoria silvestre, etc).

Se trata de un escarabajo con un tamaño medio que suele superar el centímetro, cuerpo alargado, y colores vivos (azul oscuro, rojo, negro). Cabeza grande y cuerpo peludo, pubescente, incluidos los élitros. Antenas formadas por 11 artejos (esta palabra significa cada una de las partes en que se dividen los apéndices -patas, antenas, palpos, etc- de los artrópodos), el último en forma de maza. La especie se caracteriza por la presencia de 8 puntos negros sobre los élitros de color rojo anaranjado.

Antonio J. Pizarro
Nuestro escarabajo sobre una flor de crisantemo. Al lado una arañita 'Runcinia grammica'.




Presenta cabeza, antenas, pronoto y patas negras. También es negro el pequeño escudete. Los élitros (alas anteriores) son rojos o anaranjados con una serie de puntos negros de tamaño variable (pudiendo incluso faltar alguno). Normalmente presenta un punto negro a cada lado del escudete, en el borde anterior de los élitros. Luego se observan, normalmente 4 puntos negros en cada élitro: uno centrado en el tercio anterior, dos a la misma altura entre el segundo y tercer tercio y otro en la zona apical (no presente en el individuo de la foto de arriba). Está recubierto por todo el cuerpo por largos pelos blancos erizados. Poseen alas verdaderas, bajos sus élitros, que usan habitualmente para cambiar de flor o planta.

Este colorido, tan vistoso, se conoce como aposematismo, presencia de rasgos llamativos con la finalidad de alejar a sus potenciales depredadores. En este caso es sólo de imitación, lo que se conoce como mimetismo batesiano, ya que esta especie no es tóxica, ni excesivamente peligrosa para sus predadores.

Las hembras depositan sus huevos sobre abejas solitarias, silvestres y mucho más raramente sobre abejas melíferas. Las larvas devoran, huevos y larvas de abejas, también pueden tomar miel.
Google+