jueves, 12 de enero de 2017

Thomisus onustus

Antonio J. Pizarro

Quizás la característica más llamativa de esta pequeña araña perteneciente a la familia Thomisidae y conocida popularmente como araña cangrejo sea su capacidad de cambiar de color según la flor en la que habite. Cambio que se produce en apenas un par de días, pudiendo encontrarse en tonalidades blancas, amarillas, rosáceas e incluso rojas, naranjas o violetas.

Se trata de una especie con un amplio dimorfismo sexual tanto en tamaño como en coloración pudiendo alcanzar las hembras entre 7 y 10 milímetros de longitud corporal, por únicamente 2-4 mm los machos.

Antonio J. Pizarro
Posee un cuerpo anguloso, con el abdomen en forma de trapecio y las patas perpendiculares al cuerpo y más oscuras, los dos pares anteriores mayores que los dos posteriores. También son característicos los ojos laterales, ligeramente sobresalientes. Su postura recuerda la de un cangrejo de mar, de ahí su nombre popular. Es muy abundante en toda la Península Ibérica siendo especialmente activa en primavera y verano.

Se alimenta principalmente de abejas, moscas o mariposas, no importándole que el tamaño de la presa sea mucho mayor que el de ellas. Espera a sus víctimas inmóviles sobre las flores en las cuales son indetectables al adquirir su mismo color, lanzándose sobre ellas rápidamente e inyectándole su veneno paralizante.

Antonio J. Pizarro
Thomisis onustus macho
La familia Thomisidae se reparte por todo el mundo. Cuenta con más de 2.500 especies conocidas que no representan peligro para el ser humano. Al contrario, son beneficiosas ya que ayudan al control de plagas y a mantener el equilibrio en las poblaciones de los insectos que depredan.








Antonio J. Pizarro



Google+